Ajena y propia; la libertad.

La velocidad se convierte en aliada, descarada igual que los oscuros pensamientos de visitantes alienígenas: En mi película los marcianos sí llegan a querer conquistar el mundo, pero yo soy dueña de un rayo súper potente que acaba con todos ellos.

Uy, pobres marcianitos. Pero si lo que estaba plantado fuera de mi casa era un roble y tuvimos que cortarlo, el ejemplo lo tomo del árbol en sí: no me recargaré sobre la entrada, no bloquearé el paso a mi puerta y no detendré mi auto ahora. Quiero gritar ¡libertad! ¡Libertad! y nadie habrá de robar tal dicha.

La presión ha sido demasiada; vivir bajo una amenaza intangible no se llama vivir. Las aves de mal agüero se han ido y yo festejo por no cometer sacrilegio al derramar sangre ajena y propia en ésta mi bitácora. ¿Difícil la metáfora? Pues… ¿y qué? Abajo con el descaro, abajo con los cuentitos tan sonados para llevarse un helado gratis. A mí me gustan los robles y yo… soy el más fuerte Roble jamás conocido antes.

Don’t stop me now/Queen

La parte “mobile vulgaris” que todos llevamos dentro…

~ par Dignité sur juin 24, 2008.

2 Réponses to “Ajena y propia; la libertad.”

  1. […]  Ajena y propia; la libertad. […]

  2. […] Ajena y propia; la libertad. Posted by porellajeanbcarpoise Filed in Uncategorized Tags: no, oriundo, polvorete, rey, tierras […]

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

 
%d blogueurs aiment cette page :